La primera tele en color

•17 noviembre 2011 • 2 comentarios

La tele era una como esta ¡¡Increible!!Mi memoria ha diluido el recuerdo de la fecha exacta en que en casa entró la primera tele en color. Es curiosa la memoria… y selectiva. Selectiva porque recuerdo perfectamente lo que estaba haciendo, cómo fueron los acontecimientos y que estaba lloviendo. Fue en 1985 (¡¡¡¡10 años de mi vida con tele en blanco y negro!!!!) y mis padres estaban nerviosos. Mi padre, viajante, había llamado varias vaces en el día cuando lo normal era que llamara al final de la noche y mi madre se mostraba nerviosa. Ángeles, la vecina del tercero izquierda, sabía algo porque nos hablaba a mi hermana y a mi con cierta condescendencia.
A última hora de la tarde sonó el timbre del portero automático y mi madre se apresuró a pulsar el botón que abría la puerta del portal. Rápida giró el pomo de la puerta de mi casa y su cabeza cruzó el umbral de la puerta. Mi hermana y yo sabíamos que algo pasaba aunque no sabíamos qué. Así que decidimos salir a mirar. Entre los barrotes de la baranda de la escalera pude ver en un perfecto plano cenital a un señor que traía algo grande y voluminoso entre sus brazos cubierto por una especie de plástico que no permitía adivinar de qué se trataba. En una panorámica de seguimiento durante la que no pude pestañear, aquel personaje subió el último peldaño antes de un descansillo y, cuando encaró el último tramo de escaleras mi hermana y yo comenzamos a gritar y a saltar porque ya sabíamos que teníamos tele en color. Llevábamos tiempo pidiéndoselo a mis padres pero hasta entonces no pudo ser.
El técnico instaló la tele y la sintonizó y me explicó a mí cómo funcionaba, cómo sintonizarla,… como si ya supiera que mis padres perteneces a una generación que no se ha llevado nunca muy bien con la tecnología. Cuando parecía que no podríamos mejorar el momento aquel señor sacó un mando a distancia de una cajita y entonces entramos en la modernidad… Nunca más levantarnos para cambiar de canal.
Era un Sanyo de 24 pulgadas con búsqueda automática de programas que ha estado funcionando hasta hace unos meses. Cuando el técnico se marchó no pude resistir la tentación de asomarme a la ventana a pesar de la lluvia para buscar el coche en el que nos había traido la tele. Resultó ser un Reanult 4 de color corinto que irremediablemente asocio siempre a mi primer día en color.

Memorias de la tele

•10 noviembre 2011 • Dejar un comentario

La primera imagen de una emisión del segundo canal de Televisión Española, la UHF, que mantengo en mi memoria es la de una patinadora artística. Recuerdo que era una tarde lluviosa, con muchos truenos, y que un vecino, Juan, entró mojado a toda prisa por la puerta de mi casa, muy nervioso porque había sintonizado el canal en su casa. Fue un acontecimientio para aquella pequeña calle sin salida en la que vivía. Revivo cómo durante varios minutos no dejaba de mirar la tele. No sabía qué era aquello. La primera vez que vi a una patinadora tuvo que ser en el segundo canal. El verano estaba cerca porque aquel año hubo mundiales. Al rato dejó de llover y, de noche, los niños de “la calle” salimos a jugar ente charcos con un balón mojado y resplandeciente que olía a nuevo.

Modos de consumo de televisión

•9 noviembre 2011 • Dejar un comentario

Recuerdo que en los años 80, cuando comenzaba ver la televisión de manera consciente, la televisión no iniciaba sus emisiones hasta las doce o la una de la mañana, justo cuando salía del colegio. Entonces, entre emisiones de dibujos animados y desconexiones regionales de TVE se hacía más liviana la espera hasta la vuelta al colegio a las tres de la tarde. Creo recordar que en los primeros años de la década la televisión (TVE) comenzaba sus emisiones más tarde y sólo podía consumir algo por la tarde. Lo cierto es que creo que siempre fui un ávido consumidor de televisión aunque pocas ocasiones fueron las que cambié Barrio Sésamo, La cometa blanca o El Kiosko por unas carreras en la calle o por unos balonazos en plena calle con porterías cuyos postes eran la prolongación imaginaria de la tapa de una alcantarilla. Realmente creo que todos esperábamos a que terminaran para salir a la calle como desesperados. Ya entonces la televisión era un acontecimiento socializador pues los primeros minutos de reunión nos reíamos con lo que habíamos visto y después… la pelota. Nadie nos obligaba a ver televisión pero nos gustaba aquel pequeño ritual diario.
Entonces casi no podíamos cambiar de canal porque las emisiones del UHF (la segunda cadena) comenzaban mucho mas tarde. Además, tampoco había mandos a distancia ¿para qué?…

No prometo nada

•9 noviembre 2011 • Dejar un comentario

Después de muchos meses recupero realizo una entrada a este blog. Desearía recuperar el sano hábito de sentarme delante del teclado para escribir cada día pero en este tiempo ha cambiado mi forma de consumir televisión. Ya no me siento con capacidad para hablar acerca de lo que cada noche veo porque no consumo televisión a través de los cauces tradicionalmente establecidos. Es decir, hace tiempo que no la veo a través de los canales de televisión generalista o temática que emiten en la actualidad. Hace meses mi consumo se organizaba en función de lo que las cadenas emitían. Ahora consumo según me apetece. La tele no “organiza” mi consumo sino que he adoptado una actitud activa que me permite consumir más horas diarias que antes de manera más satisfactoria.
Por tanto, vuelvo a escribir s bien será de manera más reflexiva y menos pegada a la actualidad (aunque no renuncio a ella).

Adiós Valerio Lazarov

•11 agosto 2009 • Dejar un comentario

La sorpresa por la muerte de Valerio Lazarov me ha llegado nada más encender el ordenador en el trabajo. Todo un referente en la historia de la televisión en España, nos deja huérfanos de padre (televisivo) a todos los amantes del mundo catódico.

Entre sus creaciones cabe recordar, para los más jóvenes, las Mamachicho, VIP Noche y VIP Guay, Tutti Frutti y Vivan los novios en su resurgimiento a principios de los 90 en Telecinco, de la que llegó a ser Consejero Delegado. Pero Lazarov había iniciado su periplo en España mucho antes donde llegó en 1968 de la mano del director de TVE, Juan José Rosón, que necesitaba dotar a la tele pública y al franquismo de una imagen innovadora, vanguardista y aperturista.

De aquella época datan obras maestras (que recordarán los mayores) como La última moda de 1969, ¡Señoras y Señores! de 1973 y Pasaporte a Dublín de 1970) además de las galas de nochebuena del 70 al 78.
Para más información:
Telecinco
El Mundo

La TDT de pago ya está aquí

•6 agosto 2009 • 1 comentario

Según se recoge en el diario El Mundo la TDT de pago será una realidad la semana que viene una vez que el consejo de MInistros que se celebre hoy apruebe “la reforma legal que permita a las cadenas que lo hayan solicitado explotar algún canal de acceso condicionado”.
La medida supondrá un varapalo para Prisa que ya ha adelantado a Mediapro 700 millones de euros en concepto de derechos compartidos que pretende explotar mediante el nuevo canal de fútbol Canal + Liga “que a partir de ahora tendrá una dura competencia en Gol TV, la apuesta de Mediapro para explotar sus derechos deportivos”
Con ello se cumplen las tres prioridades planteadas por UTECA al Gobierno, la eliminación de la publicidad en RTVE; la modificación de la ley que impedía las fusiones entre operadores, y la aprobación de la TDT de pago.

La TDT y las teles locales

•30 junio 2009 • Dejar un comentario

El otro día escribí un comentario en un Los Callejones en respueta a un artículo en el que se informaba de que un Ubrique no tendría cadena municipal de TDT. En esencia, recojo a continuación el contenido del mismo con algunas apreciaciones y ampliaciones posteriores.
TDT
El momento actual es complejo en tanto en cuanto, más lentamente de lo previsto, está saliendo a la superficie la denominada burbuja audiovisual. Empresas que cierran o van a cerrar en breve, como Localia y las locales de Vocento, expedientes de regulación de empleo como los de ABC y Joly; fusiones anunciadas entre cadenas nacionales,…
Las cadenas locales se encuentran en la base de esta pirámide ya que en número superan al resto, si bien la tarta publicitaria que les queda es tan pequeña que apenas si da para cubrir costes. Es por ello que esta tele, la de proximidad como se le llama ahora, haya sido refugio de empresarios del ladrillo, especuladores y de gente, en definitiva, que buscaba algún rédito económico no siempre procedente del mundo comunicativo.
La situación está mal. Es complicada. En la actualidad, en las más de 60 demarcaciones de Andalucía, sólo se ha constituido el órgano de gobierno de un canal múltiple: el del TL07SE de Sevilla conformado por Ayuntamiento de Sevilla, así como Onda Giralda S.A. (CRN); Alternativas de Medios Audiovisuales, S.A.(Localmedia) y Uniprex Televisión Digital terrestre de Andalucía, S.L. (Antena 3). Esto significa que ninguno de los otros canales múltiples está ni siquiera planteado. Tras la constitución del órgano de gobierno del canal se debe de realizar un proyecto técnico para la emisión que debe ser visado tanto por la Consejería de turno como por el Ministerio y la Comisión Nacional de Telecomunicaciones. Una vez se vise el proyecto se da el permiso para la emisión en pruebas. El tiempo medio de gestión de este proceso está entre los 4 y los 8 meses dependiendo de las dificultades del proyecto. Eso significa que NINGUNA cadena local emitirá de forma definitiva (sí en pruebas) en TDT antes del apagón analógico del 3 de abril de 2010 que, por cierto, no afecta a la TDT Local.
Al margen del proceso técnico y administrativo, la realización del proyecto técnico y el mantenimiento del transporte de la señal tiene un coste elevado que varía según las características orográficas de la demarcación y el número de poblaciones a cubrir. El precio del transporte de la señal se encuentra entre los 80000€ en las demarcaciones constituidas por pocas poblaciones y sin complejidad orográfica y los 150000€ que puede llegar a costar en las que la cobertura total (entre el 96 y el 100%) es mas dificultosa.
Si fuesen 4 las cadenas que constituyeran el canal multiple la cuota anual de transporte estaría entre 20000 y 37500€ por concesionario. Si fallase uno sólo de los concesionarios o no se aprobara el canal municipal, la cuantía oscilaría entre los 26666 y los 50000€ aproximadamente, sólo en transporte de señal. Si se aprueba la posibilidad, en Andalucía ni se contempla de momento, de que el transporte de la señal pueda ser vía satélite, estas cantidades disminuirían considerablemente.
Pero añadamos la adquisición de equipos técnicos y los contratos de equipos humanos. El presupuesto anual de cada una de esas televisiones solo para cubrir gastos en las condiciones que marca el Pliego Administrativo de TDT Local estaría en torno a los 100000 € anuales, tirando muy por debajo y siempre que consideremos la adquisición de equipos como inversión en inmovilizado y no un gasto.
Dudo mucho que los planes de negocio de estas televisiones contemplen la inversión anual de más de 100000€ en publicidad porque la mayoría de las demarcaciones son muy pequeñas tanto en población como en inversión publicitaria, circunstancia que imposibilita que la mayoría de televisiones locales vayan a poder iniciar sus emisiones, no ya en los plazos previstos por la ley, sino en un contexto audiovisual óptimo que permita beneficios a los empresarios que realizan las inversiones.
Finalmente, precisar que los estándares de la TDT Local trabajan en sistema PAL de 625 líneas cuando en europa ya se ha desechado éste en favor del TDTHD que dispone de 1080 líneas. Esto significa que, por una parte estamos instaurando una TDT “anciana” desde su nacimiento que desaparecerá en muy poco tiempo una vez que nos tengamos que adaptar al estandar europeo. Por otra significa que una vez que instauremos el estandar HD, se inicien las emisiones en Pay Per View (PPV) o simplemente se decida la transmisión conjunta de datos ninguno de los decodificadores que hoy estamos comprando servirán de nada y los modelos de negocio de muchas empresas se van a ver perjudicados de nuevo ya que, al necesitar mayor ancho de banda, el transporte de la señal será bastante más caro. Y por último, si se pretendía con la TDT liberar espacio radioeléctrico para comunicaciones militares, aeronauticas,… una vez que se instaure el HD tendrá que volverse a ocupar parte de ese espacio ya que, por cada canal múltiple, podrán emitir como máximo dos cadenas en lugar de las cuatro concebidas en la actualidad.