Debate sin conclusiones en CRN

logocrn.gif
Anoche pude participar en un debate en CRN en el que se planteaba una pergunta inicial tan capciosa como cargada de sentido “¿Respetan los programadores a la audiencia?” Merdedes de Pablos (CAA) y Antonio Jurado (ATEA) defendían que no. Agustín Bravo y el que suscribe defendían que sí, ya que sin ese respeto no existe negocio. El contenido de la pregunta se fue diluyendo poco a poco en los efectos de los medios a la infancia, la telebasura, la autorregulación… lo de siempre. Y es una pena porque se nos fue de las manos. No nos centramos en la necesidad que tienen las empresas por obtener beneficios, porque las teles privadas son empresas, en cómo se programa, qué pasa por la cabeza del programador a la hora de apostar o retirar un programa de la parrilla. Sobre este último aspecto Agustín Bravo comentó lo ocurrido a su programa A la Carta de Antena 3 cuando apostaron por contenidos sociales y caían diariamente en picado y cómo al recurrir a la prensa rosa y el sensacionalismo fueron repuntando espectacularmente. Estoy de acurdo con él porque, ¿no será que socialmente no reconocemos lo que vemos y nso gusta?
Eso sí, me quedé con las ganas de encontrar respuesta a una pregunta que formulé y de la que probablemente ninguno de nosotros tenía la respuesta aunque especuláramos… Si como bien planteaba Mercedes de Pablos las teles tienen que regirse por un marco regulador a niver Europeo y nacional, y parece que las cadenas se lo saltan día tras día, en algunos casos cometiendo ilegalidades manifiestas, ¿cómo es posible que ningún resorte del estado de derecho revoque las licencias que el estado da a las televisiones y que dentro de dos años y pico se tendrán que renovar? No defiendo la revocación, pero me gustaría plantear la pregunta porque elementos legales existen. Como dijo Agustín a ver quien le pone el cascabel al gato.

Anuncios

~ por elninodelsur en 9 noviembre 2007.

3 comentarios to “Debate sin conclusiones en CRN”

  1. No sé si lo he entendido bien, pero te planteo mi punto de vista, aunque no tenga nada que ver. Está muy claro que programas como el tomate, por poner un claro ejemplo (aunque hay muchísimos), son moralmente reprobables, pero la gente los demanda entre el escándalo y el morbo, ya sabes, tapándose los ojos con la mano pero dejando una rendija entre los dedos para mirar. No quiero hacer un juicio de valor sobre la esencia y el espíritu humano, lo dejaremos para algún debate televisivo que si no, nos pasaría como en CRN. Somos así y punto. Al tema. ¿Cuál debe ser la postura del Estado ante el problema? En mi opinión al gobierno le quedan dos opciones:
    a.- Censurar al comunicador. Con ello se plantearía el dilema de “¡la libertad de expresión hasta dónde!”. Y en otro orden de problemas, con la medida adoptada se rectificarían por extensión los gustos televisivos del espectador coartando su libertad de elección.
    b.- Hacer la vista gorda y así todos contentos (o casi todos). Las cadenas se dan al fútbol y el corazón que vende. El espectador pegado a la tele, mejor así dirán, pasivo perdido. El gobierno ahíto de poder de manipulación… la opción A sólo haría que aumentar los problemas existentes. ¡Para que queremos más madre mía! Y ahí no quieren no, son muy listos.
    En mi opinión, es bien sencillo, el gobierno permite este tipo de programas porque actúan como un somnífero en la población masiva. Les sirve para desviar la atención de los asuntos importantes. Y la minoría, entre la cuál me incluyo, que nos dedicamos a analizar el panorama comunicativo o simplemente disentimos del orden establecido, no es estadísiticamente significativa. Sí, ya sé que suena a teoría conspiratoria, pero que le vamos a hacer.

  2. Es evidente, Vidi. Desde mi punto de vista, los límites de la libertad de expresión están recogidos en las leyes y en los pliegos administrativos de los concursos de concesiones de TV. Cuando queremos conseguir la icencia, seremos magníficos, una vez la tenemos, a ver quien es le guapo que nos la quita…

  3. Por lo pronto el estado lo que debe hacer es obligar a TVE a dar un servicio público y dejar de buscar audiencia como cualquier otra privada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: